En julio de 2020, un numeroso y esforzado grupo de recicladores de base puso en marcha su nueva caja de ahorro para hacer frente a los efectos de la actual crisis económica y sanitaria. Se trata de la Asociación de Recicladores Viejo Luchador (Montecristi, Manabí), misma que en las últimas semanas, gracias a este mecanismo de financiamiento comunitario, pudo invertir en la compra de insumos y equipos de bioseguridad. Con esto, y después de cuatro largos meses de espera, los miembros de la asociación pudieron volver al relleno sanitario y retomar sus labores a favor del medioambiente.

Desde que empezó la emergencia, los miembros y familias dependientes de Viejo Luchador y de las otras tres asociaciones de recicladores aliadas al Programa Reciclaje Asociativo = Valor Compartido, ejecutado por Redes con Rostro y Tesalia CBC, vieron severamente afectados sus medios de vida, quedando en una situación de extrema vulnerabilidad al no contar con ahorros ni seguridad social. En ese contexto, Redes con Rostro lanzó la campaña Ayuda a los Recicladores de Base en Ecuador por el Covid-19, con la que logró recaudar más de 2.500 dólares para ir en ayuda de las cuatro asociaciones con las que viene trabajando en procesos de fortalecimiento organizacional: además de Viejo Luchador, Puerto Rico (Lago Agrio), Reciclo Coaque (Pedernales) y ASOSERAL (Nueva Loja).  

Lejos de una mirada asistencialista, la campaña de la fundación precisamente consiste en ayudar a crear las cajas de ahorro comunitarias de dichas organizaciones, las que -administradas y sustentadas por sus propios miembros a través de aportes mensuales- se utilizarán para entregar microcréditos solidarios e impulsar la sostenibilidad laboral de los y las recicladoras y sus familias.

WhatsApp Chat
Enviar WhatsApp